NO SOLO DEBEMOS PREGUNTARNOS POR LA COLECCIÓN DE ARTE DE “CAJA NAVARRA” ¿Y LA NUESTRA QUE?.

Recientemente la Prensa ha confirmado lo que ya se comentaba desde hace tiempo respecto a la colección de arte de “Caja Navarra”, dando datos concretos de las numerosas obras que habían desaparecido; incluso la pagina local “Gares Auzalan” se hacía eco de ello mediante su entrada ¿Qué ha sido de la colección de arte de Caja Navarra?; señalando al final de ello

Kontuz exige un inventario en condiciones sobre el material artístico que está en su poder y que incluya fotos de las obras de arte, aclare dónde está su ubicación actual y permita, expresamente, a los autores interesados reconocer el estado de conservación de sus trabajos.

……

Kontuz considera que quien ejerció las labores de responsabilidad en la Caja, debería haber velado también por el control de su patrimonio. Miguel Sanz, José Antonio Asiáin y Yolanda Barcina, como máximos responsables del Consejo de Administración de la CAN son quienes deberían responder sobre el destino de ese patrimonio.

Yo ya sé que el poder económico de “Caja Navarra” (o “La Caixa”) en poco se puede parecer a la del Ayuntamiento de Puente, ni que pueda compararse los fondos de una u otra institución, pero si que creo que merece la pena mirarnos a nosotros mismos y a la gestión municipal sin necesidad de recurrir y airear sólo y exclusivamente los “trapos sucios” de los de fuera, aunque se hace bien en airear estos.

Y viene esto a cuento sobre el depósito testamentario (y no donación) de cuadros y libros que fue realizado por D. Carmelo Ciganda en el año 2001, con la única condición de que los mismos estuviesen expuestos al público. Deposito que, a todas luces, no debió parecer muy bien a sus herederos a juzgar por la tardanza en materializarse el mismo en dependencias municipales, máxime cuando las “malas lenguas” dicen que no llegaron a las mismas la totalidad de efectos, con especial referencia a los ubicados en su vivienda de Puente, pero bueno, como he dicho, ¡eso son cosas de las “malas lenguas”!.

Lo que sí que es cierto es que ya desde hace años, ha habido concejales que han manifestado su interés en saber el estado de las obras depositadas (p. ej. José Ant. Martínez en la sesión de 21.12.2006), siendo muy escasa la información que, desde las respectivas Alcaldías (responsables de su custodia tal como señala Kontuz), se ha dado al respecto, aunque en este caso sí que, a diferencia de “Caja Navarra”, contamos con un inventario completo (incluidas fotografías en un CD) de las obras que entraron en las dependencias municipales; documento que obra en el archivo de gestión de Secretaría, si bien, y en caso de que no se encontrase (dados antecedentes al respecto), puede pedirse copia a su autor (José Salamero, quien por cierto nada cobro por ello), y comprobar de esta forma la existencia de la totalidad de fondos depositados.

Bajo mi humilde punto de vista, creo que se cumpliría la voluntad del depositante, mediante la colocación de la totalidad de fondos (cuadros, libros, etc.) en la Sala del segundo piso de la “Casa del Vinculo” (y no en despachos o locales sin acceso público, por muy municipales y/o de la Alcaldía que sean), pudiendo ser retirada cuando se instale en tal local otra exposición, pero consiguiendo que, mientras tanto, pueda ser visitada la generosa cesión de D. Carmelo.

De esta forma y una vez confirmada la integridad del depósito efectuado, podemos estar liberados de que cualquier día vengan los herederos exigiéndonos la entrega del depósito, así como la correspondiente indemnización de daños.

Esta entrada fue publicada en Patrimonio Municipal. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario