A VUELTAS CON EL PATRONATO DEL SUELO Y LA SOCIEDAD MUNICIPAL, ¡ESTO ES LA HISTORIA INTERMINABLE!

¡Esto no hay quien lo entienda!.

Al menos yo estoy harto de ver como el Ayuntamiento ha dicho por activa y por pasiva que, tanto el Patronato del Suelo como la Sociedad Municipal de Servicios, fueron disueltos por acuerdo adoptado en el año 2.010; y así lo señalaron, entre otras instancias, al Tribunal Administrativo, justificando así la no necesidad de aprobar presupuestos de tal Patronato, o a la Cámara de Comptos, quienes se lo tragaron y lo hicieron constar en su Informe junto a varios certificados que planteaban gestiones ante el Registro Mercantil para intentar registrar una disolución que, según parece y tal como se denunció en su día, no estaba ni siquiera aprobada en regla.

Ahora vemos con asombro que la disolución inicial del Patronato se ha acordado en la sesión de febrero de 2.014 (lamento el retraso de dar cuenta de ello, si bien ello se deriva del retraso a su vez de publicar las Actas por el Ayuntamiento), es decir ¡CUATRO AÑOS! después de que   juraran y perjuraran de que se había acordado tal disolución; aprobación que, por cierto, me parece a mí que no es del todo legal, por cuanto señala textualmente:  “… pasando su patrimonio a propiedad de la Entidad Local…”, ¿será que estos sesudos munícipes no se han enterado que, dicho patrimonio, debe ser objeto de un inventario separado (tal como se llevaba, al menos, en mis tiempos) y afecto al cumplimiento de sus fines marcados por la Ley?.

En el mismo Acta, me llama la atención el punto octavo en el que se aprueba la rectificación de un Acta de la Sociedad Municipal de Servicios, ¿pero en qué quedamos, no había declarado el Ayuntamiento a la Cámara de Comptos que no existían Actas de tal Sociedad?, ¡pues si no existían Actas, entiendo yo que no habrá nada que modificar!, cosa distinta es que, al menos mientras que estuve yo de Secretario, existían Libros de Actas del Patronato y de la Sociedad, tanto en formato escrito, como informático (existían, y deben existir, en el Ordenador de Secretaría, ofreciendo remisión de copia de tales archivos por si juzgan demasiado trabajo localizarlas).

Al final, demasiadas simulaciones para una actuación que, al menos por lo que respecta a algunas personas, todo era justificar su incompetencia en cargar en el Exsecretario todos los fallos evidenciados en el Informe de la Cámara de Comptos, quien, según parece, entró a enjuiciar lo que se le indicó, pero que dejó fuera muchas otras cosas que, poco a poco, se irán aclarando y determinando los auténticos responsables (en este sentido, en fechas próximas publicaré notas que presenté en la Cámara ante el Informe Previo (anterior al Provisional) señalando una serie de expedientes y actuaciones municipales que bien podían ser objeto de informe, si bien, y de forma inexplicable al menos para mí, la Cámara no quiso (¿o no pudo?) efectuar tal análisis.

Esta entrada fue publicada en Corporación Municipal, Patrimonio Municipal. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario